El acuerdo de París y lo que significa para el clima

 

Paris 100 Renewable

No solemos escribir artículos de opinion pero dado que se ha celebrado hace poco la 21 Conferencia de las Partes (COP21)en la Cumbre Mundial sobre el Clima, el evento más importante del mundo relacionado con el cambio climático, no podíamos quedarnos al margen y os traemos nuestro análisis de lo que ha ocurrido en esta cumbre y de lo que significará para el clima.

Hemos oído en casi todos los medios de comunicación que se ha alcanzado un acuerdo histórico, también hemos oído calificativos como que es un acuerdo ambicioso, positivo, … pero ¿qué supone esto realmente para el clima?, ¿Será realmente un éxito o se queda solo en una mera declaración de buenas intenciones?

La cumbre del clima organizada por las naciones unidas se lleva celebrando desde el año 1979.  Y en el año 1992 se firmó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático CMNUCC (o UNFCCC en sus siglas en Inglés) con el objetivo de estabilizar la concentración de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en la atmósfera en niveles seguros.

COP21Esta ha sido la edición número 21. Y ha sido la primera vez que en una cumbre de este tipo participan tantos países, en concreto, 195. Por primera vez también se ha alcanzado un acuerdo que ha sido firmado por todos los países participantes. Es importante señalar que nunca antes se había logrado un acuerdo con tan amplio consenso. Esta es una de las cosas que lo convierte en un acuerdo histórico. Pero ¿cómo es realmente de ambicioso?

 

Analicemos que dice este acuerdo:

Las claves del acuerdo de parís

Fuente: AFP, Dina Sánchez

 

Los puntos más importantes de este acuerdo y que lo  hacen histórico son:

  • Se trata del primer acuerdo universal en la historia de las negociaciones climáticas. Un acuerdo global firmado por 195 países, en el que no sólo están los países desarrollados. Han participado todo tipo de países y entre ellos China e India, que hasta ahora no se habían comprometido en otros acuerdos.
  • Se define por primera vez un objetivo claro: limitar el aumento de la temperatura del planeta en 2 ºC  respecto a los valores pre-industriales. Y se intentarán hacer esfuerzos suficientes para no superar los 1.5 ºC
  • Se creará un fondo de 100.000 millones de USD anuales, que aportarán los países desarrollados, aunque se invita a los demás países a hacer aportaciones voluntarias. El fondo entrará en vigor en 2020 y se destinará a la adaptación de los países con menos recursos y más afectados por el cambio climático,  y para desarrollar medidas de mitigación del cambio climático e impulsar propuestas destinadas a fomentar una economía baja en emisiones de GEI. Este fondo se revisará al alza cada 5 años.
  • Los países participantes se comprometen a presentar un plan de reducción de emisiones con un mayor compromiso de los países desarrollados. Se establecen mecanismos de revisión al alza de estos compromisos, y herramientas de transparencia suficientes para garantizar un control efectivo de la contribución de cada país.
  • Para 2050 se pretende conseguir un equilibrio entre las emisiones de GEI producidas por el hombre y la cantidad que pueden absorber los sumideros de carbono.
  • Se establece un marco legal que acompañará a estas medidas, pero no se establecen sanciones.
  • Se sientan las bases para una transición hacia una economía más limpia y segura elevando los flujos financieros en esa dirección.
  • Justicia climática: se reconocen las pérdidas y daños causados por el calentamiento global a los países más vulnerables y más afectados y la necesidad de ayudar a estos países en su adaptación.
  • Se manda un mensaje clave al mercado global. Por primera vez representantes de 195 países no solo admiten el problema del cambio climático sino que reconocen que es responsabilidad del hombre, poniendo a los combustibles fósiles en el lado negativo de la historia.

Hasta aquí el acuerdo invita al optimismo. Pero ¿qué supone esto realmente para el clima?.

Por desgracia, aunque hemos dado el primer paso en la buena dirección nos encontramos aún muy lejos de la meta y los compromisos adquiridos en París no son lo suficientemente ambiciosos, ni estrictos, y por sí solos no cambiarán la tendencia actual del clima.

El sistema climático es un entramado muy complejo de sistemas interrelacionados entre sí que tarda mucho en reaccionar y de la misma manera tardará mucho en volver de nuevo al equilibrio.  Llevamos más de 150 años quemando combustibles fósiles y liberando cantidades industriales de CO2 a la atmósfera aumentando en este tiempo un 50% la concentración de GEI. Como consecuencia la temperatura del planeta ya ha aumentado 1 ºC desde la época preindustrial. De hecho incluso con los compromisos de reducción de emisiones adoptados en Paris nos dirigimos según los estudios científicos a un aumento de 2.7 ºC de la temperatura a final de siglo, muy por encima del nivel de 2ºC marcado como objetivo, y definido por los científicos como “punto crítico”. (Se considera que hasta los 2 ºC el sistema climático podría absorber el aumento de temperatura de forma segura con cambios severos, pero cambios a los que podríamos adaptarnos. Con un aumento de más de 2 ºC no se sabe bien como reaccionaría el sistema y los modelos climáticos predicen cambios catastróficos para la humanidad).

El objetivo de los 2ºC es ambicioso, el problema del acuerdo reside en que no se marca el camino para conseguirlo. Destaca la falta de una hoja de ruta para conseguir la reducción de emisiones de aquí a 2050. Tampoco se menciona ni se plantean medidas para la descarbonización de la economía. Por lo que al objetivo ambicioso de la temperatura le faltan los medios ambiciosos para la mitigación, esperemos que este sea el siguiente paso y que llegue rápido.

La descarbonización de la energía es clave para lograr reducciones cuantitativas en las emisiones de GEI y para poder equilibrar como se dice en el acuerdo las emisiones con la absorción de carbono por parte de los sumideros. Para lograr detener el aumento de temperatura en 1.5 ºC habría que reducir las emisiones actuales entre un 70 y un 95%. Se trata de un objetivo muy grande para el cual no hay ningún plan concreto.  Poniendo de manifiesto que los compromisos actuales son insuficientes para evitar impactos graves en el sistema climático .

coches y contaminación

Otro fallo del acuerdo es que no se incorporan sanciones a los países que no cumplan con sus compromisos, incluso se permite que al cabo de unos años los países puedan desvincularse del acuerdo.

Podemos concluir que el acuerdo se reduce de momento a una buena declaración de intenciones, aunque dada la complejidad que tiene conseguir un acuerdo entre tantas partes, debemos ser optimistas al menos al pensar que hemos iniciado el camino de la transición de una economía basada en el carbono a una energía limpia y más segura para todos.  Que aunque no se menciona  la descarbonización de la economía, por primera vez se pone a los combustibles fósiles en el lado equivocado de la historia.  Y porque se ha enviado un potente mensaje a las empresas, la industria, las ciudades, y al mundo entero de que nuestro sistema actual de energía y consumo no es sostenible.

Es inevitable sufrir los efectos del cambio climático que ya se están produciendo y para evitar que la situación se vuelva catastrófica no podemos esperar más, es fundamental seguir movilizándonos por la acción climática y exigir que se vayan aumentando los compromisos inicialmente adquiridos. Hay que seguir aumentando la presión para conseguir que el objetivo de los 1.5-2ºC se cumpla y por un futuro con energías 100% renovables.

dejar

Os dejamos hasta nuestro próximo post con una cita de Bill McKibben, autor de El fin de la naturaleza y fundador de 350.org:

” Este acuerdo no salvará el planeta pero al menos puede que salve la posibilidad de salvarlo”

Fuentes:
http://unfccc.int/resource/docs/2015/cop21/spa/l09s.pdf
http://unfccc.int/portal_espanol/informacion_basica/la_convencion/historia/items/6197.php
http://www.elobservador.com.uy/acuerdo-paris-la-mayor-esperanza-la-dieron-millonarios-inversores-n709124
http://internacional.elpais.com/internacional/2015/12/12/actualidad/1449910910_209267.html
http://www.elmundo.es/ciencia/2015/12/12/566c43e5ca47415a7e8b464b.html
http://www.elmundo.es/ciencia/2015/12/13/566dc1dfe2704ece3d8b4614.html
http://www.lavanguardia.com/vida/20151214/30784277214/diccionario-entender-acuerdo-cumbre-paris.html

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de Katie D. Young

Estudió Oceanografía en la Universidad de Vigo, enfocando su interés durante sus estudios en todo lo relacionado con el cambio climático. Tras graduarse hizo un curso de las Naciones Unidas sobre cambio climático y creo el blog Con Ciencia Climática donde es la autora de todos sus posts. Su objetivo es dar a conocer la problemática del cambio climático y el calentamiento global, y acercarlo a todos con explicaciones sencillas.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s